física

 


Ya a mediados del siglo XVIII los astrónomos, como el francés CharlesMessier, podían descubrir manchas nebulosas en el cielo con ayuda detelescopios sencillos. Sin embargo, con los aparatos a su disposición no erancapaces de reconocer estructuras más precisas.

En 1839, el astrónomo irlandés William Parsons construyó un telescopioreflector de 36 pulgadas (91 cm) de diámetro. Con ese instrumento descubriónuevas estrellas dentro de las masas de gas de luz difusa. Motivado por ello,construyó un telescopio gigante con una potencia luminosa extremadamente altapara la época. El reflector principal tenía un diámetro de 72 pulgadas (1,83 m)y una distancia focal de 16 m. Con él, Parsons pudo apreciar que las nebulosasidentificadas hasta el momento tenían estructuras espirales.

Hasta la fecha, este tipo de “descubrimientos” siguen sin ser patentables. Sinembargo, las leyes y conocimientos físicos en que se apoyan forman desde hacesiglos la base de innumerables innovaciones e invenciones que nos acompañanhasta en la rutina diaria. Así, los modernos LED, que tienen su origen eninvestigaciones sobre la conducción eléctrica de los cristales, sustituyen enmuchas aplicaciones totalmente a la clásica bombilla. Con su observación de que
“There is plenty of room at thebottom“(hay mucho espacio en el fondo), el físico Richard Feynman creó el área dela nanotecnología actual que permite construir materiales y estructuras apartir de átomos individuales.  

La curiosidad científica genera contínuamente nuevos conocimientos, los cuales,transformados en productos innovadores, logran una considerable ventajacompetitiva, la que debe ser asegurada.


Física – Proteger lo nuevo!